A medida que crecemos empezamos a preocuparnos más por nuestro aspecto físico y el cómo conseguir mejorarlo. El tener una mala noche, se exterioriza en líneas de expresión y arrugas más marcadas, se pronuncian las rojeces y manchitas de la piel, esta pierde su brillo...