La importancia del protector solar en otoño- invierno

Protegerse del sol es imprescindible tanto en niños como en adultos sea la época del año que sea. Sin embargo, en los meses de frío, parece que es un aspecto que se nos olvida.

Es muy importante insistir sobre la importancia del protector solar en cualquier época del año y no solo cuando vamos a la playa en verano o a la piscina. Son muchas las personas que no lo usan a diario y menos aún en las estaciones más frías como el otoño y el invierno.

Es muy importante entender que en las temporadas de frío también estamos expuestos a la radiación solar, por lo que es importante no solo el uso del protector solar sino recordar retocarlo durante todo el día. Incluso cuando está nublado también debemos protegernos ya que el 75% de la radiación solar atraviesa las nubes y termina dañando nuestra piel a largo plazo.

La luz del sol tiene grandes beneficios para la salud de los seres humanos, y por eso, realizar actividades al aire libre es fundamental para mantenerse sano. Así, algunos de los efectos positivos de la luz solar son, entre otros, que se trata de un factor imprescindible para sintetizar la vitamina D en la piel, que reduce la angina de pecho -un dolor o molestia en el pecho a causa de la falta de flujo de sangre en el corazón- o que es esencial para una buena salud mental.

Sin embargo, quienes se exponen mucho tiempo sin la protección solar adecuada, también en otoño e invierno, aumentan, de forma muy significativa, las opciones de sufrir un cáncer de piel.

Son las radiaciones solares de tipo A y B -más conocidas como rayos UVA y rayos UVB- las que hacen que la exposición a la luz del sol sea perjudicial para la salud. Estas pueden llegar a provocar grandes daños, tales como el cáncer de piel, el melanoma o los carcinomas cutáneos. De ahí la importancia de la protección solar como forma de prevención desde edades tempranas para evitar este tipo de efectos negativos.

En la oficina o en casa también estamos expuestos a un tipo de radiación llamada luz azul, esta luz es emitida por los dispositivos con los que estamos en contacto habitualmente como las pantallas de los móviles o el ordenador, por lo que siempre debemos estar protegidos, ya que está demostrado que estas luces además de dañar la vista y provocarnos trastornos del sueño, nos envejecen de forma prematura y nos manchan en la piel.

Existen muchas formas de protegerse del sol en los meses de frío. En primer lugar, es importante tener en cuenta que la recomendación de los expertos es exponer la cara y los brazos unos 10 o 15 minutos no más de 2 o 3 días a la semana, tanto en niños como en adultos.

Además, hay que utilizar cremas solares con factores de protección solar 15 o más, y recordar que si nos encontramos en zonas de alta montaña, en lugares con nieve o en la playa, el factor debe ser siempre superior. Estas cremas debemos aplicarlas sobre las zonas del cuerpo que vayan a ser expuestas con una antelación de media hora y volver a aplicar cada dos horas.

En Por y para mi apostamos por la Crema de día hidratante y anti-envejecimiento de textura sedosa con factor de protección 30′ STAR SILK.

Star Silk day cream SPF30 es una emulsión facial protectora de textura ligera y agradable. Es una crema de día con protector solar facial, resistente al agua y no comedogénico. Su textura efecto seda proporciona luminosidad a la piel debido a que evita la formación de radicales libres. Su exclusiva fórmula permite una textura libre de grasa y de tacto agradable incluso en pieles mixtas y grasas. Exento de parabenos y con vitamina E está formulado para evitar la formación de radicales libres y para proteger la piel de las radiaciones UVA y UVB. Previene el envejecimiento prematuro de la piel y cánceres derivados de la exposición solar, mediante la lucha contra el frío, el calor, la radiación y el daño de los radicales libres.

Consejos para retocar el protector solar:

-Es recomendable retocarlo cada 2-3 horas.

– Si has hecho ejercicio y sientes la piel más grasa o sudorosa, puedes lavarte la cara con agua micelar o sencillamente con agua y reaplicar el protector.

-Otra opción si no quieres mojarte el rostro, pero tienes la piel con brillos, es utilizar un disco de algodón (sin aplicar ningún producto) para secarla y matizarla antes de reaplicar el protector solar.

Aunque no lo parezca, tomar el sol durante los meses fríos puede ser igual de peligroso, así que, tened en cuenta siempre estas recomendaciones para evitar cualquier riesgo.

 

No hay comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.